II Congreso Diálogos del Arenal

Doctora Pilar Gutiérrez Lorenzo

ver póster

Ver Conferencia
La propuesta de sistemas e innovaciones de los científicos del S. XIX y XX en torno al vino mezcal"

“NUEVOS APORTES DE LAS TECNICAS DE ARQUEOMETRÍA EN EL ESTUDIO Y CARACTERIZACION DEL PATRIMONIO CULTURAL DE LATINOAMERICA..-Coordinador Rodrigo Esparza López.

Presentación del Libro por el Lic. M. Claudio Jiménez Vizcarra

Debo decirles, en primer lugar, que cuando fui invitado a presentar este libro, me pregunte porque tendría que ser yo el que lo hiciera, y en segundo lugar porque habría la necesidad de presentarlo, si se tiene la clara, concisa, precisa y perfecta presentación de el, en la Introducción que hace Rodrigo Esparza López, Coordinador de los trabajos que en el texto se contienen, a mas de coautor de uno de ellos.

Aun no encuentro la respuesta al segundo de mis cuestionamientos, porque tal como lo he dejado dicho, este libro se presenta por sí mismo con solo la Introducción, que es mas que suficiente para tener un completo panorama de cada uno de esos textos; pero una vez que leí esa introducción y los trabajos del libro, entendí porque yo si tendría y tengo interés en presentarlo.

Hace dos años pude ver en las instalaciones sede de la Real Sociedad de Química, en lo que se llama el Burlington House, en Londres, una exposición dedicada a las investigaciones a nivel nano y sus resultados en relación con las obras de arte. Quede entonces sorprendido por como es que, utilizando la ciencia y la tecnología mas avanzada, podía verificarse la autenticidad de una pieza de arte, con el fin de otorgarle certidumbre, veracidad, evidencia, realidad y valor.

Como coleccionista de arte entendí que todos esos conceptos, que, como antónimos del concepto de falsedad, parecerían sinónimos entre sí, en realidad, no lo son, puesto que cada uno de ellos tiene un sentido con alcances diferentes en torno a una pieza de arte.

De esa manera, como coleccionista de arte, en esa exposición, adquirí un conocimiento en torno a la importancia de la aplicación de la ciencia y la tecnología para con las piezas de arte, del pasado y el presente, en aras de darles la certeza y el valor correspondiente, valor este no solamente en cuanto a su presencia en el ámbito cultural, sino en el mercado. Cualquier museo o coleccionista, tiembla al pagar por una pieza de arte, cuando conoce, aunque sea de oídas, que giran muchas falsas del mismo autor y que se ha timado con ellas, exhibiendo para ello certificados de supuestos conocedores de arte, y en algunos casos certificaciones del mismo artista aunque también falsificadas.

La facilidad con la que actualmente se falsifican obras de arte, el hecho de que en China hay un pueblo entero dedicado a falsificar obras de arte o a copiarlas al gusto del comprador aplicando las mismas técnicas, materiales y demás elementos de la de origen, las copias autentificadas hechas con matrices originales, y la facilidad con la que se carece de ética en todos los ámbitos, hacen una necesidad del uso de la ciencia y la tecnología para la certificación y certeza de autenticidad de una pieza de arte que justifique el precio que se pide y que se paga por ella. Mas aún porque hace tiempo que todas esas piezas de arte, cuyo valor se certifica por las grandes casas de remate, son también admitidas como garantías prendarias por créditos otorgados por los bancos internacionales.

Lo mismo sucede en cuanto a las piezas arqueológicas, de las que, aunque en nuestro país esta prohibido su comercio, en el resto del mundo, aquellas que han logrado salvar las limitantes de la ley, han alcanzado actualmente valores tan absurdos de mercado, que el resultado es que han provocado su falsificación. Me remito al ultimo remate hecho en una de las casas prestigiadas de Nueva York, y a los valores en que fueron vendidas piezas de nuestro occidente convirtiéndolas en irrecuperables.

De ahí la importancia de que las piezas de arte y las piezas arqueológicas sean certificadas para efecto de la certeza de su autenticidad, que trasciende en su valor. Valor entendido en todos los sentidos, esto es origen, antigüedad, cultura, y hasta, como lo mencione, de mercado.

A todo lo anterior se añade que estando involucrado en el tema especifico de la destilación prehispánica, tengo personal interés en que, por la aplicación de la ciencia y la tecnología, lo que hasta ahora se tiene como indicios y presunciones en torno a ello pueda sostenerse mas allá del ámbito de la mera suposición, e independientemente de sectores o sujetos, quienes ya por estar involucrados en la arqueología o ya como meros observadores o rectores de opinión, se permiten opinar o hacen observaciones apoyados en la ignorancia del oyente y en la falta del uso de la ciencia y la tecnología para certificar y autentificar los presupuestos de la destilación prehispánica, permitiéndose entonces, con esas, sus opiniones, poner ese tema en el ámbito de la especulación y el descreimiento.

Por esos dos motivos acepte presentar este libro.

Siempre he opinado que a la arqueología le es necesesario el sustento que le otorga la ciencia en apoyo de la certeza del descubrimiento arqueológico, la pieza arqueológica, y en el caso de mi interés: la destilación prehispánica, el análisis del material, tanto del recipiente como del residuo, que permita datar, analizar y concluir, para así superar la incertidumbre, y terminar con la negación o la mera presunción en torno al tema.

Este libro es una ejemplo y una muestra palpable de cómo es que tengo razón.

Atinadamente lo señala el Coordinador Rodrigo Esparza López en su introducción: “El poder obtener a través de las técnicas analíticas una medición multielemental resulta ventajosa para el estudio de objetos, ya que por lo regular la falta de comparaciones repercute en el estado condicionante de cada objeto. Con estos nuevos estudios podemos cuestionar el origen de cada artefacto para vislumbrar realidades que no son evidentes con la observación a simple vista. Podemos discriminar desde las intenciones del artesano en cuanto a la tecnología de producción hasta reconocer patrones de comercio a larga distancia que nos obliguen a ampliar nuestro horizonte y contexto arqueológico.” Y añade:

“Como hemos visto, prácticamente todos estos estudios abordan no solo el análisis de los materiales, sino también la comprobación o refutación de hipótesis sobre los postulados de cada cultura. No debemos olvidar que la importancia de la arqueometria es precisamente la de contestar y entender las problemáticas en los procesos sociales, culturales o tecnológicos de la humanidad, los cuales, sin la ayuda de un estudio analítico serian imposibles de entender o de comprobar. La arqueometría nace como un auxiliar de la arqueología. Debemos estar abiertos a las nuevas tecnologías como parte importante de los estudios arqueológicos, y que los estudiantes y nuevos arqueólogos entiendan que el uso de la arqueometría será vital para la arqueología del siglo XXI.”

De manera que sin dejar de lado cada uno de los trabajos del libro, tengo que insistir en la importancia del tema de fondo de este libro, que consiste en demostrar con ejemplos, desarrollados a lo largo del continente, la importancia de la aplicación de la ciencia y la tecnología a los materiales arqueológicos, que es a lo que se le denomina: Arqueometría. Una actividad que puede ejercitarse sobre toda clase de materiales arqueológicos. Y cuando digo materiales, el termino es tan amplio, que me trae a la memoria la respuesta que me dio mi hija Inés, Doctora en Materiales, cuando le pregunte que tendría yo que entender por materiales, y me respondió: todo lo que te rodea e inclusive tu mismo en cada uno de tus componentes.

Y aunque el termino Arqueometría lo encontré definido como “Medición de lo antiguo” o “Aplicación de técnicas de análisis físico químico sobre materiales arqueológicos para y por el conocimiento histórico.” Debo decir que esas definiciones no me proporcionaron los alcances que yo entendí con la lectura de la Introducción y de cada uno de los trabajos que integran el libro.

Yo definiría “Arqueometría” como la aplicación de técnicas de análisis físico químico sobre materiales arqueológicos para determinar sus cualidades, y proporcionar elementos que permitan establecer su composición, su origen, su antigüedad, la utilidad que prestaban a sus creadores, y hasta su valor, entendiéndose este ultimo tanto en los ámbitos de cultura como los de mercado.

Tengo que añadir que la importancia del libro y sus textos no se limita solo a ello, sino que también nos hace saber de la existencia de una red de científicos dedicados al tema, algo tan importante como el libro mismo, una red de especialistas, una red que permite el ahorro de esfuerzos, el ahorro de costo de equipos, el compartir conocimientos, el expandir cultura, el otorgar certeza, el terminar con incertidumbres y especulaciones, acabar con sospechas y presunciones, y otorgar valor a nuestro pasado.

Todo esto me llevo a admitir presentar este libro, porque aunque mis conocimientos en el tema de arqueología sean nulos, este libro con sus textos y su propuesta, viene a confirmar mi propuesta constante: que la arqueología no se constriñe solo a la historia o la humanística, porque eso es limitarla a meras presunciones y hasta a lo que yo llamo ficción; que la arqueología es tema de física, de química, de átomos, y que por ello es científicamente comprobable.

Con este texto mi propuesta tiene respuesta: la arqueología si es científicamente comprobable, lo es por medio de la Arqueometría.

Los métodos de Arqueometria están en operación en toda latinoamerica, asi se desprende de cada uno de los textos de este libro: (Leerlos)

Y por esos textos sabemos que también la red de investigadores y laboratorios de Arqueometria están en actividad.

Usemoslos.

Felicitaciones a Rodrigo Esparza López, felicitaciones a todos los integrantes de la red de Arqueometría. En lo personal no saben cuanto agradezco su trabajo; sea cual sea el resultado final de una investigación o un análisis. Todos sabemos que siempre serán criticados, que habrá muchas opiniones, que hay muchos intereses, que esta de moda opinar, que la ciencia y la tecnología no son estables están en constante renovación, y que una investigación o un análisis pueden ser superados o modificados con el tiempo. Pero que lo que hagan ahora servirá para el futuro, que lo que si es imperdonable es no hacer nada dejando a la arqueología en el ámbito de la presunción y la incertidumbre.

Para finalizar esta presentación tomo las palabras de Rodrigo Esparza López: “Los vestigios conservados por cientos de años son parte inalienable de un legado histórico de nuestros antepasados que evidencian la formación de una identidad cultural. El descubrir y analizar este legado, admirado y apreciado ahora por las nuevas generaciones, conlleva un proceso de protección y conservación el cual va de la mano con los nuevos aportes de la ciencia y la tecnología en el mundo, con el objeto de estudiar y comprender los procesos sociales, la tecnología, el mercado o el intercambio que culminaron en el origen o la debacle de las sociedades pretéritas”.

Muchas gracias.

Miguel Claudio Jiménez Vizcarra.
Enero 30 de 2016.