FIRMA

 

 
BIOGRAFÍA
 
Exposiciones: National Museum of Mexican Arts
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Corrido de Rosita Alvirez

Sobre amate

58x40 cm.

ver ampliación en pdf 

 

 


 

EL CORRIDO DE ROSITA ALVIREZ

escuchalo aqui

Año de mil novecientos,
muy presente lo tengo yo,
en un barrio de Saltillo,
Rosita Alvírez murió.

 

Su mamá se lo decía:
-Rosa, esta noche no sales.
-Mamá no tengo la culpa
que a mí me gusten los bailes.

 

Hipólito llegó al baile
y a Rosa se dirigió,
como era la más bonita,
Rosita lo desairó.

-Rosita no me desaires,
la gente lo va a notar.
-Pues que digan lo que quieran,
contigo no he de bailar.

 

Echo mano a la cintura
y una pistola sacó
y a la pobre de Rosita
nomás tres tiros le dio.

 

La noche que la mataron,
Rosita estaba de suerte:
de tres tiros que le dieron,
nomás uno era de muerte
.

 

Rosita ya está en el cielo,
dándole cuenta al Creador,
Hipólito en el juzgado,
dando su declaración.